Envejecimiento

Home >> Envejecimiento

Entre los cambios físicos que ocurren cuando envejecemos, los cambios a nuestros patrones del sueño son una parte del proceso normal de envejecer. Cuando las personas envejecen tienden a tener más dificultad para dormirse y más dificultad para mantenerse dormidos que cuando eran más jóvenes. Es un malentendido común que la cantidad de sueño necesita disminuir con la edad. En efecto, las investigaciones demuestran que el sueño necesita permanecer constante a través de la edad madura. Entonces, ¿Qué mantiene despiertas a las personas mayores? Los cambios en los patrones de nuestro sueño – lo que los especialistas llaman “arquitectura del sueño” – ocurren mientras envejecemos y ésto puede contribuir a los problemas del sueño. El sueño ocurre en etapas múltiples que incluyen períodos sin soñar de sueño ligero y profundo y períodos ocasionales de soñar activo (sueño REM, o sueño de movimientos oculares rápidos). El ciclo del sueño se repite varias veces durante la noche y aunque el tiempo total del sueño tiende a permanecer constante, las personas mayores pasan más tiempo en las etapas más ligeras de sueño que en las más profundas.

Muchos adultos mayores, aunque ciertamente no todos, también reportan estar menos satisfechos con el sueño y más cansados durante el día. Estudios sobre los hábitos de dormir de los americanos mayores muestran un aumento en el tiempo que toma dormirse (latencia de dormir), una disminución en general del sueño REM y un aumento en la fragmentación del sueño (despertarse durante la noche) con la edad. La prevalencia de los disturbios del sueño también tiende a aumentar con la edad. Sin embargo, muchas de las alteraciones del dormir entre las personas mayores pueden ser atribuídas a enfermedades físicas y psiquiátricas y a los medicamentos usados para tratarlas.

Además de los cambios en la arquitectura del sueño que ocurren cuando envejecemos, otros factores que afectan el sueño son los ritmos circadianos que coordinan la sincronización de las funciones del cuerpo incluyendo el dormir. Por ejemplo, las personas mayores tienden a tener más sueño temprano por la noche y a despertarse más temprano por la mañana comparadas con los

1

Here are some additional articles with related content

2